Sesiones de Aprendizaje de la marcha nórdica


En comparación con otras modalidades de ejercicio físico o deportes, el periodo de aprendizaje de esta actividad es muy corto. En 2-3 sesiones es suficiente para aprender y afianzar la base de la técnica para poder practicar marcha nórdica de manera autónoma. Con la práctica regular se mejora la ejecución técnica y con alguna supervisión posterior es suficiente para practicar marcha nórdica de manera segura y saludable.

  • APRENDIZAJE DE LA MARCHA NÓRDICA:
  • Sesión de Iniciación: 2 horas.
  • Sesión de Consolidación: 2 horas.
  • Sesión de Supervisión al mes de la Sesión de Consolidación. 2 horas.

Y disfrutarás de una actividad accesible y saludable para toda la vida, convirtiendo el hecho de caminar en una actividad más completa, de manera autónoma, en familia o en grupo organizado.

CONSULTA tarifas en el teléfono 629 031 905 o en info@marchanordicagalicia.com. Ver Próximas fechas de Sesiones de Aprendizaje.

Material necesario para las Sesiones de Aprendizaje:

  • Los bastones se facilitan gratuitamente para el desarrollo de las sesiones.
  • Calzado cómodo para caminar (el que utilices para tus paseos).

Durante las 2 horas de cada sesión habrá momentos de pausa, entre la explicación de cada ejercicio, es decir, no se está caminando sin parar. Son sesiones de aprendizaje y cualquier persona puede participar independientemente de la edad y tipo de condición física.

La marcha nórdica convierte el hecho de caminar en una actividad más completa, ya que implica de manera activa a la parte superior del cuerpo, especialmente a los brazos y manos.

Se utilizan dos bastones propios de la marcha nórdica, diferentes de los bastones de montaña/senderismo y se usan de distinta manera, con la finalidad de impulsarse en cada paso.

Para ello es necesario aprender y ejecutar la técnica de la marcha nórdica.

Esta actividad es un recurso más para mantenerse en forma, es decir, de práctica regular en tu lugar de residencia. Podrás practicarla en un parque, jardín, sendero o en la propia ciudad por la calle o asfalto.

Es muy accesible, independientemente de la edad y del tipo de condición física.

Beneficios saludables y aportaciones funcionales:

  • Mejora postural: posición erguida (sin ser forzada), apertura de tórax y alivio cérvico-dorsal. Se descarga tensión en la espalda.
  • Mejora cardiovascular y mayor gasto energético en comparación a la caminata sin bastones. Mayor control de los factores de riesgo del Síndrome Metabólico (colesterol, triglicéridos, azúcar, hipertensión y obesidad abdominal).
  • Mejora la coordinación y el equilibrio, aportando estabilidad. Se duplican los puntos de apoyo en coordinación.
  • Facilita la circulación sistémica, pudiendo aminorar los síntomas de hinchazón de los dedos de las manos u hormigueo.
  • Alivio en rodillas, repartiendo el peso corporal en bastones.
  • Facilita la caminata, tanto en superficies llanas como en desnivel. Además, se garantiza el patrón de la marcha bípeda con mayor amplitud de movimiento: balanceo de los brazos (braceo), entrada de talón, mirada al frente y posición erguida, de manera natural y sin ser forzada, pudiendo incrementar la longitud del paso y la velocidad de la marcha.
  • Genera motivación y ganas de practicar, con el fin de mejorar la ejecución técnica. No solo se camina, se adquiere una nueva aptitud, una nueva destreza, sin olvidar de que se trata de una modalidad deportiva. Facilita el hábito de práctica de ejercicio físico.