Destacados


Según el estudio «Evidencia científica de la marcha nórdica en Fisioterapia: revisión bibliográfica» llevado a cabo por M. E. Vilchez Barrera y A. Calvo-Arencibia. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (España), Departamento de Ciencias Médicas y Quirúrgicas, Área de Fisioterapia.2016. (enlace).

  • Reduce un 40% las molestias en cuello y hombros.
  • Dolor crónico de espalda; menos medicamentos para el dolor y otras medidas terapéuticas.
  • Mayor gasto energético; mejora los niveles de colesterol, glucosa, ácidos grasos libres y tensión arterial.
  • Mejora capacidad funcional en pacientes de Fibromialgia.
  • Disminuye la fuerza de compresión en rodillas y reduce presión sobre el metatarso central (pie diabético).
  • Entre la marcha convencional y la carrera; prevención de la Osteoporosis.
  • Cardiopatías y Epoc; mayor distancia recorrida y mayor tiempo de actividad física. Mejora funcional, disminución de síntomas depresivos y ansiedad.
  • Parkinson; mejora de los aspectos cognitivos de preparación del movimiento.

El estudio concluye que la marcha nórdica, practicada con una intensidad moderada-vigorosa de 150 minutos semanales, es recomendable para programas de fisioterapia y como actividad de la vida diaria, sobre todo en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cardiopatías y síndrome metabólico..

En base a esta revisión bibliográfica y a otros estudios publicados, se puede considerar la marcha nórdica como una actividad muy completa teniendo en cuenta los beneficios que aporta, compartiendo similitudes con otras actividades saludables como pueden ser la natación (implicación muscular; grandes grupos musculares; tren inferior y superior), el pilates (mejora postural) y la caminata convencional (como actividad más recomendada en los centros de salud y por ello la más practicada). Es decir, engloba gran parte de los beneficios que aportan estas actividades, siendo igual o más accesible y practicada al aire libre.

Beneficios saludables y aportaciones funcionales:

  • Mejora postural: posición erguida (sin ser forzada), apertura de tórax y alivio cérvico-dorsal. Se descarga tensión en la espalda.
  • Mejora cardiovascular y mayor gasto energético en comparación a la caminata sin bastones. Mayor control de los factores de riesgo del Síndrome Metabólico (colesterol, triglicéridos, azúcar, hipertensión y obesidad abdominal).
  • Mejora la coordinación y el equilibrio, aportando estabilidad. Se duplican los puntos de apoyo en coordinación.
  • Facilita la circulación sistémica, pudiendo aminorar los síntomas de hinchazón de los dedos de las manos u hormigueo.
  • Alivio en rodillas, repartiendo el peso corporal en bastones.
  • Facilita la caminata, tanto en superficies llanas como en desnivel. Además, se garantiza el patrón de la marcha bípeda con mayor amplitud de movimiento: balanceo de los brazos (braceo), entrada de talón, mirada al frente y posición erguida, de manera natural y sin ser forzada, pudiendo incrementar la longitud del paso y la velocidad de la marcha.
  • Genera motivación y ganas de practicar, con el fin de mejorar la ejecución técnica. No solo se camina, se adquiere una nueva aptitud, una nueva destreza, sin olvidar de que se trata de una modalidad deportiva. Facilita el hábito de práctica de ejercicio físico.
  • Se practica habitualmente en grupo, siendo una actividad muy social.

beneficios_marcha_nordica

BENEFICIOS de la Marcha Nórdica según el «Estudio del Instituto Cooper. Área de Medicina Deportiva. Hollmann, Hettiger, Schattauer, 2002»:
 Es mucho más efectivo que caminar sin bastones.
 La sobrecarga de las articulaciones es mucho menor que en el jogging.
 Hace trabajar el 90% de la musculatura del cuerpo.
 Aumenta el suministro de oxígeno en todo el cuerpo.
 Relaja las tensiones de la nuca y las cervicales.
 Ayuda a dormir mejor.
 Estimula la eliminación de las hormonas del estrés.
 Optimiza el trabajo del corazón.
 Refuerza el sistema inmunológico.
 Aumenta la autoestima.
 Retrasa el envejecimiento.